10 enero 2010

ES UN BOBO, ES NUESTRO BOBO


Una de mis más firmes convicciones es que cada país tiene el gobierno -si es democráticamente elegido- que se merece. Lo digo porque el hecho de que tengamos a un charlatán de feria, imitador mediocre del genial Mr. Bean, dirigiendo España y Europa, es por nuestra culpa, la de una mayoría de españoles.

Este país de nuevos ricos -cada vez menos-, este país de bo-bos, ha elegido para la más alta magistratura política por dos veces -la primera se puede disculpar- a un idiota que habla de talante, ansia infinita de paz, nación de naciones, alianza de civilizaciones, cambio climático sostenible, Tierra de nadie salvo del viento y toda esa caca de vaca (bullshit), pero que es un ignorante inútil demostrado.

En el pecado, con reincidencia, llevamos la penitencia.

Lo digo porque comprendo el enfado de ZP cuando una periodista le insinúa si él está en condiciones de presidir Europa en el turno rotatorio que corresponde a todos los países. A Zapatero no le ha tocado el gobierno en una lotería, se lo hemos dado los españoles, con contumacia y repetición.

Pero tampoco nos mortifiquemos. También los alemanes dieron el gobierno a Hitler, o los peruanos a Fujimori, o los venezolanos a Chávez, o los bolivianos a Morales, o los ecuatorianos a Correa, o los nicaragüenses a Ortega, o...

1 comentario:

Trampantojo dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con usted. Aunque creo que la mayoría de los españoles, que eligieron por dos veces a Zapatero, lo hicieron, en esa segunda ocasión, por su "único plato de lentejas", que vendieron por 400 euros.