10 enero 2009

ETA = D3M


El presidente de gobierno Zapatero es el responsable de que el frente político de ETA esté presente en el parlamento vasco bajo la careta del PCTV (el significado verdadero de estas siglas es el de Partido Camuflado de los Terroristas Vascos) y en los ayuntamientos vascos y navarros con el disfraz de ANV (podríamos decir que Asesinos Nacionalistas Vascos). Por el interés espurio de Zapatero en su maldito proceso de paz fallido -de momento, sólo de momento- los españoles estamos financiando con nuestro dinero a los asesinos que nos matan.

Se ha abierto la precampaña electoral vasca, y la organización terrorista vasca pretende volver al parlamento bajo un nuevo disfraz, un traje de lagarterana nuevo que se llama D3M, algo así como "Demokrazia 3 Milloi". Por cierto que últimamente los energúmenos de ciertos hinchas de fútbol, ciertas asociaciones de todo tipo y ciertos medios de comunicación, todos ellos pertenecientes al conglomerado que constituye el frente social de ETA, han mostrado por activa y por pasiva la solidaridad con sus 'hermanos en la fe terrorista', los asesinos palestinos de Hamas. Los etnoterroristas vascos apoyando a los teoterroristas palestinos.

Si esta nueva marca electoral del frente político de ETA logra presentarse a las elecciones, Zapatero y sólo él será responsable de una nueva ignominia. El Tribunal Supremo ya dictaminó que las diversas asociaciones políticas y sociales que esconden la realidad de ETA son parte inequívoca de la misma organización terrorista.

No olvidemos que se ha filtrado a la prensa que los servicios de información del Estado han detectado nuevas reuniones clandestinas entre Otegui y el presidente del PSE, Eguiguren, en lúgubres y lóbregos caseríos cercanos a Elgóibar. Y tampoco que si el PSE de López consigue el gobierno vasco, no habrá un constitucionalista en Ajuriaenea, sino un nuevo Montilla o un nuevo Touriño, un social-nacionalista que violará sistemáticamente la constitución para llevar al País Vasco a un nuevo estatuto vasco que proclame la soberanía de la mítica nación vasca, aunque sea en un principio dentro de una confederación de naciones (sic) en que quieren convertir España, una nueva Yugoslavia que con el tiempo sólo podría explotar.

ETA = D3M. Es una fórmula científica, no hay margen de error. Permanezcamos atentos a la pantalla.