06 febrero 2010

ELECCIONES POR FAVOR


Zapatero, ese adolescente solemne, ese flautista de Hamelin, ese charlatán de feria, ese vendedor de humo, ese dispensador de caca de vaca, ese fraile ateo que nos recitaba continuamente su rosario laico ha llegado al final de su camino.

Sus misterios gozosos del ‘no a la guerra’, ‘nunca mais’, ‘ansia infinita de paz’, ‘talante y respeto’, ‘nación de naciones’, ‘alianza de civilizaciones’, ‘proceso de paz’, ‘economía sostenible’, ‘cambio climático’, ‘la Tierra es del viento’ y ‘proceso de diálogo’ han llevado a las urnas a los nuevos ricos españoles que en tiempos de bonanza se apuntaban fácilmente a los lemas de la progresía bienpensante. Pero ha llegado la hora de los misterios de dolor, y nuestros bo-bos españoles ya no están para melindres amanerados.

Zapatero había dinamitado políticamente España con su confederalismo cartagenero y había logrado que los españoles tuviéramos diferentes derechos civiles según el territorio en que vivimos por haber dotado a los caciques locales de un poder anticonstitucional pleno de privilegios.

Pero ahora Zapatero ha dinamitado económicamente España por dirigir un gobierno lleno de analfabetos funcionales extraídos de la ‘progredumbre’ más hedionda y que nos engañaron desde el principio con su negación de la crisis como antes nos habían engañado con la negociación con ETA. España se hunde desde el punto de vista económico y ni Zapatero ni los ‘bibianos’ y ‘bibianas’ de su gobierno nos pueden salvar.

El problema de Zapatero es que la crisis política no importaba a sus votantes mientras su bolsillo lleno les permitiera recitar mantras progres para sentirse estupendos. Pero la crisis económica rompe sus bolsillos y las gentes empiezan a abandonar al charlatán de la Moncloa. Así lo muestra el último sondeo del CIS. El PP, por parecer un grupo de la comedia del arte interpretando un vodevil cantinflesco con sus continuas contradicciones y peleas públicas en ausencia de un líder, no gana ni una décima de voto respecto a las elecciones del 2008, pero el PSOE de Zapatero se hunde. Los únicos que ganan enteros son UPyD e IU. Y la líder mejor valorada es, cómo no, Rosa Díez.

Zapatero nos lleva a la ruina, y eso ni siquiera los progres de salón, los pacifistas de moqueta, los ecologistas de limusina, las feministas de pasarela, los anticlericales de burka, los rojos de prensa rosa, los antisistemas de coche oficial ni los antiamericanos hollywoodenses están dispuestos a consentirlo. Y mucho menos los ciudadanos humildes engañados por unas siglas socialistas y por unos sindicatos paniaguados.

Es necesario que se celebren elecciones ya, antes de que la economía española caiga en un abismo del que ya no pueda salir. Es necesario que otro gobierno, con personas preparadas para salir de la crisis, tome las riendas del poder. Es la hora de la Política con mayúsculas. Es la hora de los estadistas y no la de los charlatanes. ¡Elecciones por favor!