07 noviembre 2009

CONTRA LÉVI-STRAUSS


Contra la costumbre de hacer panegíricos de los fallecidos, sean santos o criminales, ilustrados o reaccionarios, resulta estimulante leer obituarios tan críticos y contundentes como el de José García Domínguez sobre Lévi-Strauss.

En efecto, el antropólogo y padre del estructuralismo recientemente fallecido fue uno de los baluartes intelectuales del siglo XX que enterró las luces de la Ilustración y trajo las tinieblas del relativismo. El relativismo cultural y la primacía de lo particular sobre lo universal dieron bases filosóficas al nacionalismo, al fundamentalismo, al populismo y al indigenismo, lacras de la posmodernidad que ahora, ya en el siglo XXI, están horadando la civilización. Civilización que por definición es única y universal, como muy bien ignora nuestro analfabeto presidente Zapatero.

Escribe Juan José Sebreli: La antropología estructuralista creía superar el racismo en que había caído, muchas veces, la antropología evolucionista del siglo XIX y se adjudicaba el mérito de haber rebatido el concepto de 'raza'. Sin embargo, la noción echada por la puerta volvió a entrar por la ventana. La identidad cultural era la nueva forma que presentaba el racismo y Lévi-Strauss, el ejemplo paradigmático del 'neorracismo diferencialista'.

En fin, que si se quiere hacer un recorrido por la triste historia del antiiluminismo, nada mejor que leer la obra de este escritor argentino "El olvido de la razón", por donde desfilan muertos vivientes enemigos de la Ilustración, desde los prerrománticos Rousseau y Herder, pasando por los románticos alemanes, Dostoievski, Schopenhauer, Nieztzsche, Freud, Heidegger, hasta Lévi-Strauss y los posestructuralistas de diverso pelaje como Althusser, Lacan, Foucault, Deleuze y Derrida.