15 abril 2010

RAYOS Y TRUENOS XVI

Uno se siente como Dante en el infierno, rumiando aquello de "lasciate ogni speranza, voi ch'entrate", cuando contempla al partido en el poder, el PSOE, rey de la corrupción y ejecutor con determinación de políticas que dividen a los españoles, y al partido de la oposición, el PP, enfangado también en la corrupción, y sin determinación alguna para hacer nada.

* * * * *
Uno de los herejes del nacionalismo catalán al que curiosamente la mayoría de la oligarquía catalanista desearía fusilar es Salvador Sostres. Lean cómo describe la pútrida corrupción del tripartito en el ámbito mediático de Cataluña. No se podría mejorar.

* * * * * *
Dentro de la tropa uniformada de la 'progredumbre' que ha salido a defender al presunto prevaricador Garzón está el secretario general del PP vasco, Iñaki Oyarzábal. Desde luego quien dijo que en este país no cabía un tonto más era un optimista. Y quien dijo que la alternativa al PSOE era el PP forma parte de esa muchedumbre.

* * * * * *
El psicodélico Ministerio de Igualdad que dirige la analfabeta funcional Bibiana Aido sigue derrochando el dinero público de todos nosotros, pero al menos a diferencia de otros ministerios tan inútiles como el suyo –Vicepresidencia Tercera, Cultura, Vivienda, Innovación, etc.- nos hace pasar ratos muy divertidos con sus ocurrencias. La última, la de pretender reescribir los cuentos de Blancanieves, Cenicienta y la Bella Durmiente, como si ya viviéramos en el terrible mundo orwelliano que a esta secta iluminada de progres zapaterinos les gustaría implantar.

* * * * * *
La ignorancia más alarmante se ha instaurado en los dirigentes de la izquierda catalana. El sectario Joan Saura, uno de los gobernantes más inútiles que se ha visto sobre la Tierra, va a ceder el liderazgo de esa lagarterana nacionalista disfrazada de comunista disimulada de ecologista que es Iniciativa per Catalunya a Joan Herrera. Este analfabeto funcional, ignaro, iletrado e inculto hasta ahora diputado en las Cortes ha pedido que, en cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica, se cambie el nombre de la base militar Alfonso XIII de Melilla, argumentando que se trata de "una exaltación franquista" (sic). Esto es lo que hay.