14 enero 2007

CIUDADANOS DEL PAÍS VASCO


A pesar de que hay un importante número de asociaciones cívicas en el País Vasco que defienden el constitucionalismo y la autonomía frente a la "alianza de naciones" de Zapatero, ese disparatado proyecto de confederación libre para que cada taifa regional trate de imponer sus intereses localistas por encima de la igualdad y la libertad de todos los ciudadanos españoles, y a pesar de que si bien el flanco conservador está muy bien representado por el PP de María San Gil, el flanco izquierdo ha sido abandonado por un PSE dirigido por el Eguiguren negociador con asesinos y el López fiel marioneta del ventrílocuo Zapatero, a pesar de todo ello parece que ni la dirección de Ciutadans ni los ciudadanos vascos que podrían integrar la agrupación vasca de C's se deciden a presentarse a las elecciones municipales.

Comprendo que no es fácil por la situación de "dictadura de baja intensidad" que vive el País Vasco, y que es inimaginable que C's pudiera presentar listas en la mayoría de municipios vascos, donde hasta al implantadísimo Partido Popular le resulta casi imposible completar listas electorales. Pero estoy seguro de que se podrían presentar listas muy atractivas en las tres capitales vascas como mínimo, sin olvidar municipios de Navarra donde se juega en Mayo el triunfo de un nuevo tripartito PSN-IU-Nafarroa Bai que puede implantar el órgano común vasco-navarro aprobado en el 95 por el PSOE y poner en marcha la disposición transitoria de la Constitución. Mecanismo que posibilitaría la futura integración de Navarra en la Comunidad Vasca, la mítica Euskal Herria en la que sueñan todos los nacionalistas vascos sin excepción, y que permitiría a Zapatero desbloquear su quebrado acuerdo con ETA, presentándose a las elecciones generales del 2008 como el Gran Pacificador.

¿De dónde saldrían los militantes? Pues sin duda de todos aquellos socialistas vascos desengañados por la deriva filo-nacionalista de Zapatero, más progresistas independientes de prestigio como Savater y tantos otros, y en definitiva de los militantes de Basta ya, de la Fundación para la Libertad y del Foro Ermua que no lo son del PP vasco. Así de claro.

Pero parece que C's no se decide, y que los vascos que podrían fundar la agrupación vasca tampoco. Lo que no es de recibo es lo que dice Rivera, cuando especifica que C's se podría formar cuando desaparezca la amenaza terrorista. A mi entender Rivera patina de forma clamorosa, porque es una muestra de cobardía sin precedentes. Es precisamente porque el nacionalismo vasco, del que forma parte ETA, ejerce una presión excluyente y asfixiante sobre los ciudadanos, por lo que debe organizarse C's en esa tierra, como Ciutadans nació de la opresión nacionalista catalana, aunque no hubiera pistolas.

Y además, los malintencionados dirán que no se forma C's vascos porque a la "derecha emocional de la mañana", que apoyó a C's en Cataluña, no le interesa la competencia para el PP vasco, dirigido con mano firme antinacionalista por María San Gil.

Para no hacer dejación de valores cívicos en esta Hispania tierra de conejos, y para desmentir la hipotética manipulación de Rivera por la derecha mediática, la ejecutiva de Ciudadanos debe decidir en su próxima conferencia acudir a las municipales en aquellas capitales donde tenga ya agrupaciones, y por supuesto hacerlo en las capitales vascas.