07 septiembre 2006

EL PSC, MÁS NACIONALISTA QUE ERC


La añagaza del PSC de cara a los próximos comicios es clara: coloca como candidato a la Generalitat a Montilla para tratar de recuperar a los miles de votantes que apoyan al PSOE en las elecciones generales pero no al PSC en las autonómicas por su marcado carácter nacionalista, y a los miles de votantes que votamos al PSC en las pasadas autonómicas para desalojar al nacionalismo de CiU y nos hemos encontrado con un PSC que lideraba un tripartito hipernacionalista.

El vendedor de crecepelo que es Montilla engañará de nuevo a unos cuantos ciudadanos de Cataluña, pero confiemos en que no a muchos, porque el capitán de capitanes socialista es un nacionalista doblemente nacionalista, ya que tiene la fe del converso por su complejo de inferioridad producido, inexplicablemente, por su origen andaluz. Y lo demostró hace 3 años, cuando levantó a Maragall de la postración que le supuso la derrota relativa pero inesperada frente a Mas, porque Montilla fue el muñidor del tripartito que nos ha traído el inconstitucional, liberticida, antiigualitario e insolidario Estatut.

Obras son amores. La prueba de que el PSC de Montilla si conquista la Generalitat nos traerá más política nacionalista es la noticia aparecida hoy en el diario El Mundo: la Consejería de Educación del PSC insta a los profesores a dedicar al catalán las horas que, incluso en tiempos de ERC, podían darse en castellano.

Lo dicho, la peligrosa fe del converso, la desgraciada y criminal Inquisición de los que sienten manchada su sangre por su origen.

Afortunadamente en estas elecciones existe una tercera opción entre el nacionalismo catalán de todas sus sectas y la derecha nacional-católica del PP: Ciudadanos, una alternativa progresista pero liberal, liberal pero progresista.