29 septiembre 2006

EL PRESIDENTE DEL PARLAMENT NOS AMENAZA


El presidente del Parlamento de Cataluña, un ignaro politiquillo del tres al cuarto cuyo único mérito es ser un fanático de la Inquisición Nacionalista, Ernest Benach, máximo representante de la ciudadanía catalana gracias a los votos de los socialistas, gracias a Zapatero y a Montilla –no lo olvidemos- amenaza a todos los españoles. Sin pudor ha declarado que "se provocará una crisis con consecuencias absolutamente incalculables" si el Tribunal Constitucional declara inconstitucional una sola línea del Estatut.

Es decir, la segunda autoridad institucional de una comunidad autónoma nos amenaza nada veladamente por si el mencionado tribunal cumple con su deber y sanciona la obvia inconstitucionalidad de muchísimos de los artículos del bodrio engendrado en diabólica coyunda por Zapatero y Mas. ¿Pero no se había opuesto el tal Benach y su partido a este estatuto? ¿Todo vale para amenazar a la ciudadanía con potenciales conflictos institucionales y quién sabe si civiles?

Claro que el propio presidente de la Generalidad, el socialista Pasqual Maragall, ya nos había amenazado igualmente cuando dijo aquello de que si no se aprobaba el estatuto “el drama está servido”.

El problema es que este estatuto es obra de Zapatero, y por lo tanto no son importantes las bravatas del descamisado nacionalista. Lo importante es que todo el aparato económico-político-mediático que está detrás de Zapatero se encargará de sensibilizar al Tribunal Constitucional para que no cree un conflicto institucional rechazando un Estatut que de manera incomprensible ya está en vigor en este petit país.