04 diciembre 2008

AYUNTAMIENTOS TERRORISTAS


ETA ha vuelto a asesinar a un inocente, inocente como todos y cada uno de los casi novecientos mártires que ha ocasionado el nacionalismo vasco, y los hipócritas de turno -políticos, empresarios, sindicalistas, intelectualoides- vuelven a darnos la tabarra con sus plañideras. El hedor que producen con su halitosis políticamente correcta es insufrible.

Hipócritas porque todos sabemos que a este empresario azpeitiarra lo han asesinado probablemente con información y logística facilitadas por los etarras que gobiernan el ayuntamiento de Azpeitia, y con financiación en su parte alícuota probablemente del dinero público que ETA recibe en ese mismo pueblo. Financiación que en cualquier caso ETA recibe a manos llenas a través de sus pantallas políticas PCTV y ANV de manera habitual, y para más INRI ahora con una inyección directa de Zapatero a los consistorios de ANV de millones de euros con motivo de la crisis económica.

¡Basta ya! Zapatero permitió con su falso proceso de paz que los etarras entraran en el parlamento vasco y en los ayuntamientos vascos y navarros, a pesar de la existencia de la ley de partidos políticos que inhabilitaba a los terroristas. Y aunque el Tribunal Supremo con posterioridad a ilegalizado a ANV, Zapatero se niega a disolver los ayuntamientos gobernados por ETA, acción que permiten las leyes ordinarias, pues con menos motivos se disuelven consistorios acusados, por ejemplo, de corrupción: ¡con más razón hay que disolver los gobernados por etarras!

Ayer sólo Rosa Díez tuvo la valentía de reclamar ese acto de limpieza democrática. Hoy, ante la irritación mediática contra el PP, parece que este partido se une a la petición de UPyD. Pero Zapatero no lo hará, porque su plan a medio plazo es volver a negociar con los terroristas. Perdamos toda esperanza.