12 octubre 2010

EL GATOPARDO


¿Recuerdan 'El gatopardo'? ¿Aquello de que es necesario que algo cambie para que nada cambie? Pues parece que los tramoyistas más inteligentes del 'establishment' se han puesto manos a la obra. Se empiezan a distribuir sondeos probablemente trucados, tanto desde la orilla izquierda del Régimen como desde la derecha, dando a entender que el PP ganará de calle las próximas elecciones. Probablemente con mayoría absoluta. Se trata de reforzar el estribor del transatlántico del 'sistema', ahora que pintan bastos para el babor y su timonel zurdo.

El objetivo es relanzar mediáticamente al PP para que no se voten opciones realmente reformistas y regeneracionistas, dicho más claramente, para que gane el PP pero todo siga igual, porque tendrá que comprar en almoneda el gobierno dejándose sodomizar una vez más por los nacionalistas, que seguirán con su política depredadora, pasito a pasito, como sanguijuelas políticas hasta que el cuerpo agonizante de la nación española se desangre completamente.

Los cambios sociales se digieren poco a poco. Según las encuestas Aznar iba a ganar en 1993 pero no lo hizo, quedándose González en minoría mayoritaria. Los sondeos dictaminaban mayoría absoluta de Aznar en 1996 pero tuvo una pírrica victoria que supuso el sometimiento del PP a los nacionalistas catalanes, chantaje ignominioso que incluso tuvo la obscena ofrenda pública de la cabeza cortada de Vidal-Quadras.

Esto es lo que hay. Los pueblos siempre tienen el gobierno que se merecen.

Pero algunos, los herejes, los heterodoxos, los librepensadores, los disidentes, los espíritus libres, "no hemos de callar por más que con el dedo, ya en la boca, ya en la frente, silencio avise o amenace miedos", que nos dejara escrito el ínclito y ubérrimo Francisco de Quevedo.