29 septiembre 2007

EL FIN DEL IMPERIO DE LA LEY


Cualquier persona de mediana cultura política sabe que la democracia -el menos malo de los regímenes políticos- se basa en el imperio de la ley.

Pues hete aquí que esa pandilla de indocumentados bañados de 'naivismo', 'buenismo', idealismo, relativismo, romanticismo y todos los 'ismos' del mundo que han conducido precisamente al mundo a los mayores desastres de su historia, esa cuadrilla -repito- de ignaros políticos que capitaneados por Zapatero gobiernan España han dicho pública y solemnemente que no hay que imponer la ley, que hay que convencer (sic) a los delincuentes.

Y lo ha dicho sin sonrojarse la que pasa por ser la más trabajadora -eso seguro conociendo la vagancia zapateril- y la más seria del gobierno, la vicepresidenta Mª Teresa Fernández de la Vega, con motivo de los delitos que según el Código Penal vigente han cometido nacionalistas catalanes con amenazas, agresiones verbales y akelarres incendiarios de los símbolos constitucionales.

¡Increíble! Un gobierno legalmente constituido que proclama su intención de no imponer la ley, sino de convencer (sic) a los ciudadanos que delinquen. Pero ¿qué se puede esperar del zapaterismo, ese movimiento antisistema montado en coche oficial y sentado en la más alta poltrona institucional, que también proclamó en su día que "nación es un concepto discutido y discutible", cuando desde el colapso del 'Antiguo Régimen' la nación políticamente constituida es el sujeto de la soberanía popular? A partir de ahí, estatutos inconstitucionales, negociaciones políticas con terroristas, cordón sanitario para la oposición, incumplimiento del auto del Tribunal Supremo sobre los símbolos constitucionales, en definitiva, dejación del imperio de la ley como fundamento de la libertad y de la democracia.

Por la misma razón es de suponer que Zapatero tratará de 'convencer' a Ibarretxe y Carod-Rovira, pero no impedirá el ilegal referéndum anunciado por el primero para el País Vasco en el 2008, ni el igualmente ilegal anunciado por el segundo para Cataluña en el 2014.

Todo ello, naturalmente, si los ciudadanos españoles le renovamos la confianza el próximo mes de Marzo.

1 comentario:

xmetralla dijo...

Venga, vamnos a imponer la ley. empezemos por todos los genocidas de la dictadura terrorista, que todos estan tan tranquilos en su casa, algunos de ellos con las manos manchadas de sangre sin, ni tan siquiera, haber pisado el juzgado. Venga, empezemos a democratizar españa. Lo primero que tenemos que hacer es elegir un sistema parlamentario, pues el actual jefe del estado lo puso a dedo un terrorista. Que dirias tu si mañana la eta pusiera el presidente en el país Vasco? Pues esto es lo que hay en españa.