27 marzo 2011

PARÁSITOS Y SERPIENTES


Decíamos hace poco que el nacionalismo es un parásito ideológico que puede conducir a la muerte del hospedador como a veces ocurre en la naturaleza. En efecto, el virus mental del nacionalismo -como el del fundamentalismo religioso, especialmente el islamismo- infecta millones de cerebros y hace a los seres humanos infectados no sólo estar dispuestos a morir por su idealizada nación, sino lo que es peor, a matar por ella.


También como decíamos hace poco, ETA tiene perfectamente diseñada su estrategia para infectar las instituciones vascas y navarras, porque le es imprescindible para su subsistencia. No sólo porque es una importante vía de financiación, sino porque necesita tener el Poder en ayuntamientos, organismos forales y parlamentos vasco y navarro para seguir teledirigiendo los cerebros de miles de súbditos en los pueblos y barrios.

Por eso, fallido el plan A con ese engendro de Sortu como un nuevo avatar de Batasuna, ya ha puesto en marcha el plan B, que consiste en parasitar un partido legal en fase de extinción, Eusko Alkaratasuna, para llegar a las instituciones en su vientre, cual tenia parasitaria. Ayer hicieron una primera presentación en un lugar emblemático para imperialismo vasco, la conocida ciudad navarra de Estella, célebre por el infame "Acuerdo de Estella-Lizarra", y especialmente por ser la capital sentimental de otro parásito mental precursor del nacionalismo vasco, el retrógrado y reaccionario Carlismo.

Y hoy mismo ETA emite otro comunicado para seguir teatralizando la encubierta negociación con el PSOE llamando a la responsabilidad del gobierno. Y apoyando de manera subliminal el plan B de ocultación de su aparato político en partidos legales como EA, lo que llama eufemísticamente agrupación de fuerzas abertzales.

La serpiente etarra hace tiempo que puso huevos en el seno del PSOE, y eclosionarán en el momento oportuno. Mientras tanto, se ha enroscado en el vientre de EA esperando el momento de infectar ayuntamientos y organismos forales. Por eso el partido fundado por Carlos Garaicoechea resulta hediondo y pestilente: es un paquete intestinal putrefacto e infectado. EA nació como apéndice del PNV y va a acabar como hemorroide de ETA.

2 comentarios:

Pepe Giménez Olavarriaga dijo...

Qué razón que tienes, me encanta tu blog, ya te estoy siguiendo ... Un abrazo.

Anónimo dijo...

Gora Euskadi i Visca Catalunya Lliure !!!!