18 diciembre 2010

LA DERECHA TRAICIONA TAMBIÉN A LA NACIÓN ESPAÑOLA


España como nación navega a la deriva hacia la implosión definitiva, y nadie parece que vaya a impedirlo. No lo va a hacer la izquierda mayoritaria, que hace años adoptó la alianza estratégica con los separatistas para disfrutar del poder mientras pudiera, aunque se caminara lentamente hacia la disolución de la nación. Y no lo va hacer la derecha, la derecha nacional, que ha tomado recientemente decisiones estratégicas que dan el golpe de gracia a la nación española.

En efecto, una buena parte de la derecha siempre ha definido la conquista del poder de manera tan pragmática como la izquierda, y ha apostado por la antigua y rancia idea de la CEDA, la confederación española de derechas autónomas. A tal efecto Rajoy -y con él la dirección del PP- hace dos años optó por ella pensando en la futura alianza con los separatistas catalanes y vascos para alcanzar la Moncloa. Pero se mantuvieron firmes en defensa de la nación española personajes importantes del PP como Esperanza Aguirre en Madrid –alternativa sin duda a la figura de Mariano Rajoy- y otros dirigentes del partido. Pero especialmente relevante era el papel jugado por la derecha mediática, desde Intereconomía a El Mundo pasando por Veo TV y esRadio, firmes defensores de lo que nos une a los españoles, de la nación de ciudadanos libres e iguales en derechos.

Por tanto la situación era que las direcciones del PSOE y del PP optaban por la confederación y por ende por la disolución de la nación en una larga marcha hacia la implosión de España, mientras que firmes reductos en la derecha y en la izquierda seguían defendiendo la igualdad de los ciudadanos españoles, Esperanza Aguirre y ciertos medios de comunicación desde la derecha y el nuevo partido emergente, la UPyD de Rosa Díez, desde la izquierda.

Pero todo ha cambiado cuando esta derecha nacional ha decidido defender sus intereses políticos partidistas traicionando el concepto de nación, tan discutido por Zapatero, y abandonando la defensa de la nación española, dejando a la izquierda nacional sola ante el peligro.

Primera demostración: en las elecciones catalanas han apoyado sin escrúpulos -y resucitado- a un partido muerto como Ciutadans, un partido catalán y localista, que en las últimas elecciones europeas habían sacado en Cataluña 7.000 votos frente a los 16.000 de UPyD, y han ninguneado al único partido nacional que se presentaba en Cataluña con un proyecto de regeneración nacional, UPyD. Por ejemplo, Albert Rivera, de la mano del expresidiario Mario Conde, ha imperado en medios como los de Intereconomía. En El Mundo y esRadio han hecho algo parecido.

Segunda demostración: el líder de los empresarios madrileños, Arturo Fernández, que no mueve un dedo sin el beneplácito de Esperanza Aguirre, ha tomado una decisión asombrosa: apoyar al separatista Joan Rosell para la presidencia de la CEOE. Este catalán secesionista participó en la manifestación mussoliniana del 10 de Julio contra el Tribunal Constitucional, lo que fue un remedo de la 'marcia su Roma', siguiendo la ideología fascista de que una nación está por encima del imperio de la Ley. ¿Por qué Esperanza Aguirre prefiere a un separatista catalán al frente de la CEOE?

Bien, la derecha, ninguna derecha, defiende ya la nación española. ¿Podrá el partido de Rosa Díez defenderla en solitario?

6 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Qué te hace creer que una hipotética nación vasca, catalana, riojana, palentina o ribagorzana no podría ser una nación de ciudadanos? ¿Crees que el constitucionalismo se inventó en Madrid en 1978? Si España ha podido ser no-nación, nación de súbditos, nación de treinta millones de sometidos a un criminal como Franco y, episódicamente, nación de cudadanos, ¿qué te autoriza a pensar que los separatistas necesariamente tengan que hacerlo peor?

Ignacio

Anónimo dijo...

¿Que el constitucionalismo se inventó en Madrid? ¡MENTIRA! La Constitución de 1978 la votaron TODOS LOS ESPAÑOLES y los más interesados, los vascos y catalanes, para poder tener las autonomías que ahora nos están hundiendo en la miseria a todos. Todos los Nazionalistas sois igual de insoportables, de prepotentes y de egoistas egocéntricos, tanto me da españoles (aunque de estos ya casi no quedan) que franceses, vascos, gallegos, canarios, valencianos o catalanes... todos la misma cerrazón, el mismo caciquismo y el mismo victimismo demagógico de siempre... Al final nos tendremos que creer que Franco era un madrileño malísimo que después de invadir Galicia (perdón, quiero decir, Galiza) País Vasco (perdón, quiero decir, EuskalHerria) Cataluña (perdón quiero decir, Catalunya) Valencia (perdón, quiero decir, València) Baleares (perdón, quiero decir, Balears) y Canarias, se inventó la Constitución para que los madrileños puediéramos vivir sin trabajar y sin pagar impuestos a costa de lo que les robamos a los pobres pueblos oprimidos y explotados cual indígenas del amazonas de los catalanes... Qué repugnancia...

El rincón de Lajo Demos dijo...

La nación española, por cuanto vamos viendo, se encuentra tan amenazada, a derecha e izquierda, que difícilmente podrá sobrevivir a tanto ataque. Y la triste consecuencia de ello será que los españoles lo lamentarán, a lo largo de varias generaciones. Claro que, entonces, los atacantes no estarán aquí para purgar su crimen.

http://elrincondelajodemos.blogspot.com/

Anónimo dijo...

Creo que la persona que anónimamente ha respondido a mi mensaje no ha entendido prácticamente nada del mismo. Y eso que se trataba de una mera lista de preguntas (animadas, por supuesto, por una radical oposición a los argumentos del autor del blog) y no de una comoplicada argumentación. Es obvio que no digo nada en contra de Madrid y los madrileños (por cierto, ¿cómo sabe "anónimo" que yo no soy de Madrid?), pero bueno, una mala interpretación siempre es disculpable. Lo que encuentro muy desagradable es que, con una interpretación errónea como base y un argumentario inexistente, se me tilde de nazionalista y se remate la respuesta con una repugnancia que es, en realidad, fruto de los prejuicios y el desconocimiento. Para acabar, me gustaría ver unas buenas respuestas para mis preguntas.

Ignacio

Uno de UPyD dijo...

Sólo un matiz: UPyD no es un partido de izquierdas, sino transversal. Y sí, defenderá siempre la unidad de la nación porque es una de sus señas de identidad.

Anónimo dijo...

Como podeis llegar a pensar que España es una nación? nunca lo ha sido: en España conviven diferentes naciones como Cataluña o Euskadi. Hasta que no entendáis esto, no vais a encontrar solución para el problema territorial de este estado, porque si haceis malos análisis de la realidad, es impossible encontrar soluciones para sus problemas. Si seguis con esa mentalidad de una única nación española de matriz castellana, nunca encontrareis posible solución.