18 abril 2009

GOBIERNO DE CHIQUILICUATRES


El Gran Chiquilicuatre Zapatero -trasunto político del humorista Gran Wyoming- ha remodelado su gobierno para hacerlo más zapaterista todavía, es decir, para laminar a los pocos y suavemente independientes perfiles como Solbes, Soria o Molina, y tener así un monolítico gobierno de fieles chiquilicuatres obedientes.

Soplan vientos de cambio, y Zapatero empieza a perder el beneplácito de esa mayoría de ciudadanos españoles que por nuevos ricos y por posmodernos, quieren que nos gobierne alguien que sonría y nos prometa 'paz y amor', eso sí, siempre que ellos tengan 'el Plus en el salón'. Y como la economía empieza a apretarnos el zapato de manera acuciante, el vendedor de crecepelo de la Moncloa empieza a oler el peligro.

ZP se ha rodeado de chiquilicuatres y nos amenaza con un enroque económico y político que puede acabar con la prosperidad de España. Bien que es cierto que era una prosperidad basada en débiles cimientos como la construcción disparatada y la inmigración incontrolada.

Viendo el peligro Zapatero ha querido recuperar a su antiguo aliado y valedor, el imperio mediático de PRISA, sin abandonar del todo a sus amigos del baloncesto y magnates trotskistas (sic) de Mediapro, y por eso ha colocado en la cúpula económica al peón prisista que es la 'señorita Rotenmeyer Salgado' y al 'hermano' Gabilondo.

Oteando el declive ha cooptado a sus peones de primera hora como Blanco o Trinidad Jiménez, y a una chica 'rumiante' que ocupaba la presidencia de uno de los 'establos' más cálidos y bien alimentados del 'sindicato de la farándula', la cosa esa que llaman cine español, y cuyo único mérito es estar de parte de la SGAE (Sindicato de Golfos Apandadores Españoles) y haber recibido de su padre una sólida formación comunista.

Finalmente sintiendo que se acerca el fin, ha recuperado para el ejecutivo al mayor 'elefante políticamente viviente' del PSOE, al incombustible Chaves, para darle una vicepresidencia sin contenido y sin poder financiero.

La mejor prueba de que Zapatero teme que la ciudadanía comienza a abandonarlo es que tenía la oportunidad para hacer un acto de propaganda -que es lo suyo- y aprovechando la crisis y la necesidad de austeridad haber eliminado ministerios inútiles pero costosos como los de Cultura, Vivienda, Igualdad, Ciencia ... pero el miedo le ha llevado a rodearse de muchos y fieles perros de presa.

Pues señores, esto es lo que hay, un Gran Chiquilicuatre con un gobierno de muchos pero pequeños chiquilicuatres.