14 diciembre 2007

KOSOVO, OTRO TRÁGICO ERROR


Europa cometió un trágico error cuando desató el drama sangriento de los Balcanes de los años noventa, error criminal que hay que tener la valentía de denunciar. Porque si Alemania y el Vaticano no hubieran reconocido la secesión unilateral e ilegal de Eslovenia y Croacia, la crisis de Yugoslavia tras la caída del régimen comunista podría haberse reconducido sin derramamiento de sangre, haciendo entrar en razón a Serbia para que no impusiera su mayoría numérica. Para que no hubiera limpieza étnica por ninguna de las múltiples partes.

Pero los paladines históricos en Europa del nacionalismo -Alemania- y del catolicismo -el Vaticano- arrastraron al resto de países europeos a un reconocimiento del derecho unilateral de secesión a políticos arribistas e irracionalistas, que en base a las identidades étnicas y religiosas hicieron estallar los Balcanes, porque convirtieron a ciudadanos que convivían felizmente en seres odiantes, los eslovenos de los serbios, los croatas de los bosnios, los católicos de los ortodoxos, ambos de los musulmanes, y en definitiva todos de todos.

El maniqueísmo se impuso en Europa, y se presentó a los nacionalistas serbios como los únicos culpables, cuando los realmente responsables de la matanza interétnica e interreligiosa fueron los políticos europeos por permitir el triunfo del etnicismo, de la guerra de religiones, en definitiva, de 'todos los nacionalismos'. Yugoslavia implosionó gracias a la Europa decadente del pensamiento flácido, del relativismo, del multiculturalismo. Y así nacieron de las ex repúblicas federadas de Yugoslavia nuevos Estados como Eslovenia, Croacia, Macedonia, Bosnia y Serbia. Y luego se separó de ésta Montenegro, con el beneplácito de nuevo de Europa.

Pues bien, nuevamente los políticos europeos, de acuerdo esta vez con EE.UU., van a cometer un trágico error: admitir la separación unilateral e ilegal de una provincia de Serbia, Kosovo, con el falaz argumento medieval y neofeudalista, opuesto al concepto de ciudadanía y de derechos del Hombre nacidos con la Ilustración y la Modernidad en la propia Europa hace más de doscientos años, de que hay una mayoría étnica albanesa y de religión musulmana que reclama la secesión, para unirse probablemente a la vecina Albania en un futuro no lejano.

Naturalmente este criterio étnico-religioso contrario a la democracia liberal no sólo desatará una crisis entre Serbia y Kosovo, porque la primera no lo aceptará y además los serbo-ortodoxos de Kosovo reclamarán su derecho a separarse a su vez del Kososo albanés y musulmán, sino que supondrá un inmenso caudal de gasolina para propagar la guerra de etnias y religiones en los países vecinos, porque por la misma razón la minoría de Bosnia que se siente croata querrá separarse de este Estado, así como la serbia, y estallará Bosnia. Y luego la minoría de identidad serbia de Croacia. Y la albanesa de Macedonia... La historia interminable. Construir en el Siglo XXI Estados sobre las identidades nacionales es, además de una aberración democrática, una empresa imposible, porque la secesión nunca tendrá fin.

Y no nos engañemos, este viento balcánico de odio nacionalista se está propagando por la Europa occidental desde la primera guerra de los Balcanes, pero con la secesión de Kosovo tomará nuevo impulso. Algunos, desde la páginas de Le Figaro, ya lo anuncian. Los nacionalistas flamencos de Bélgica están esperando la llegada del combustible para incendiar este país y hacerlo estallar, y por supuesto los nacionalistas catalanes, vascos y gallegos. La trágica opción de Europa a favor de la secesión de Kosovo tendrá efectos devastadores en nuestra España. Al tiempo.

6 comentarios:

Gracia dijo...

A través del blog de Santiago González he conocido el suyo. El análisis que hace Vd. de lo que nos espera a los europeos, y sobre todo, creo yo a los españoles con el reconocimiento de la independecia de Kosovo es inquietante. La solución al problema de los Balcanes estaba en la Federación Yugoeslava, lo malo es que el régimen comunista fastidió el invento.

frid dijo...

Estimado amigo: pienso que el mal no está en lo que "diga Europa" sino en las personas europeas que dictan esas resoluciones o las demandan. Algo se rompe con la "insolidaridad" entre pueblos... "nacionalismo". Algo se rompió cuando la fusión fue a la fuerza. Pero también se rompió cuando el Imperio Austro-Húngaro cayó por los aires. La escisión es muestra de decadencia de los pueblos: porque han perdido el proyecto común, porque permiten que les gobiernen los que trabajan para que lo pierdan, porque no reaccionan ante la manipulación. Esos países eran un polvorín que se "congeló" por el marxismo y socialismo real. Roto el hielo... se mostró lo que tenían en común en una historia "realmente reciente" y violenta... tierra en formación.
España era "hasta ahora" tierra formada. Zapatero, el lendacara y el montilla... tienen una más grande responsabilidad... pues crean "tensión y odio" donde había "serenidad y paz". Ese es su fruto.

Verdad dijo...

El problema con estos reconocedores de "independencias" está cuando le tocan sus intereses, yo quisiera saber ¿que haría Alemania si se destapa nuevamente aquello de una Bavaria Independiente?

Anónimo dijo...

Bien, parece mentira que se iguale la ecuación nacionalista=terrorista con la excepción de si se es nacionalista español, como Dios manda coño! Me parece perfecto que uno se pueda sentir español, pero también se puede sentir uno catalán o vasco o gallego sin sentirse español. Me da pena que se piense que se habla en catalán o en vasco o en gallego para tocar los cojones...
Cuánta ignorancia

Anónimo dijo...

Saludos.
Segun entendí, lo que estas diciendo es que tanta sangre derramada de los Bosnios, no es culpa de los serbios sino de los mismos Bosnios por querer ser independientes? ¿es eso lo que quieres decir? que si los bosnios decidian vivir con la cabeza agachada, estarian vivos? ¿que te sucede? ¿sabias que los estados que conformaban Yugoslavia tenian una ley? y que en esa ley, si mas de la mitad se queria separar de yugoslavia podia hacerlo. Y sabias que los bosnios quisieron separarse, mas de la mitad. Sabias que la limpieza etnica la ejecuto milosevic, un bastadro mal nacido, que por cierto, era serbio. Entonces.... ¿la culpa fue de los bosnios?

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo. Ya han terminado la faena en Yugoslavia y ahora le toca el turno a España.

Al final quedarán, como desean, Francia, Alemania, UK y chorrocientos títeres irrelevantes.

Lo más patético de todo es que la propia España ha colaborado en el proceso, cual borrego que se dirige docimente al matadero.

Esperemos, al menos, ahorrarnos el baño de sangre.