01 diciembre 2007

EL NUEVO EMBELECO DE ZAPATERO


Mientras fluye la sangre de un servidor del Estado asesinado por ETA, el brazo armado del nacionalismo vasco que se ha reorganizado y reabastecido durante la falsa tregua pactada con Zapatero, se demuestra una vez más que había motivos, y muchos, para la manifestación de la AVT del sábado pasado, y 'sensu contrario', para el intento del mismo presidente-charlatán de feria para intentar encarcelar al presidente de la AVT.

Porque ha sido la AVT dirigida por Alcaraz, con la colaboración de un partido importante como el PP y algunos minoritarios como Ciutadans y UPD, así como de asociaciones como el Foro Ermua, quien ha llevado el mayor peso de la rebelión cívica que ha abortado la estrategia de negociación ZP-ETA, y ha inducido probablemente a que se pactara una especie de 'tiempo muerto' entre ambas partes para llegar a las elecciones generales como posibilidades de victoria para un Zapatero que ya ha advertido que pretende reanudar el mal llamado 'proceso de paz'.

Mister Z ganó las elecciones de 2004 con el embeleco del 'no a la guerra', crecepelo ideológico que produjo el milagro de su inesperada victoria montada sobre la ola de su extraordinaria campaña de agit-prop contra la guerra de Irak y la manipulación a su favor del atentado del 11-M, manipulación que incluyó el asalto a las sedes del PP en la jornada de reflexión.

Luego ha mantenido el soporte de buena parte de los españoles con otros dos embelecos memorables: la 'alianza de civilizaciones' y el 'proceso de paz'. Y con ellos ha ocultado su nefasta acción de gobierno: ha dejado desmontar el Estado solidario nacido de la constitución del 78 por los nacionalistas, ha mantenido en el consejo de ministros a políticos que pasarán a la historia universal de la inutilidad como Álvarez, Trujillo, Calvo, Moratinos y demás 'zapatulea', ha jibarizado el papel de España en el mundo huyendo de las potencias occidentales y encamándose con golpistas, nazislamistas, sultanes y todo tipo de dictadorzuelos de baja estofa, y por último está permitiendo avanzar a pasos agigantados una crisis económica que se va a cebar especialmente en este desgraciado país dirigido por este chamarilero virtuoso de la vacuidad solemne.

Pues bien, ante el peligro de que a pesar de tanto 'encantamiento' presidencial una mayoría de españoles reaccione en Marzo poniéndole de patitas en la calle ante tanto desastre gubernamental, el 'prestidigitador de la Moncloa' se ha sacado de la chistera otro embeleco para engatusar a los votantes. Haciendo como que inauguraba un complejo fotovoltaico del palacio de la Moncloa que había construido Aznar, el profeta visionario Zapatero nos ha revelado su nuevo embeleco con el que pretende ganar las elecciones: es necesario un 'nuevo contrato del hombre con el planeta'.

Ante la falta de ideología, de programa, de colaboradores capacitados y de acción de gobierno, ZP nos encandila con sus mantras entontecedores: 'no a la guerra', 'alianza de civilizaciones', 'proceso de paz', 'nuevo contrato del hombre con el planeta'. Puro opio para el pueblo. Neorreligión laica oscurantista, supersticiosa y ahora apocalíptica con el rollo ecólatra. Amén.