21 octubre 2006

TRIPARTITO: LA NECESIDAD DEL TERCER PARTIDO


Desgraciadamente, está claro que el acomplejado Montilla, a pesar de ser vilipendiado e insultado groseramente por los “catalanes pata negra”, es decir, por los catalanes nacionalistas, y ahí tenemos ese monumento al racismo disfrazado de lagarterana neoliberal como es la entrevista de Sala i Martín, sigue fielmente el guión que él mismo escribió hace tres años.

Porque no debemos olvidar que fue Montilla, ante un deprimido Maragall que se reconocía derrotado por Mas, quien urdió el tripartito, ese engendro diabólico que no ha gobernado Cataluña durante tres años pero que sí se ha dedicado a exacerbar el nacionalismo cultural catalán, persiguiendo la libertad, ninguneando la Constitución, multando a los que empresarios no sumisos, impidiendo la escolarización de los castellanohablantes, y elaborando un estatut reaccionario, inicuo, insolidario, injusto, y además inconstitucional. Recordemos el “Pacto del Tinell”.

Y no debemos olvidar que Montilla tan sólo interpreta la voluntad de ese simple pero peligroso hombre que gobierna desde la Moncloa, de ese Adolescente Solemne que ha basado su estrategia política en las ideas del ex-falangista Cebrián, del cantonalista Cebrián, del pro-islamista Cebrián, del relativista Cebrián. Estrategia que pasa por aliar al PSOE con las élites nacionalistas de las taifas periféricas, cediéndoles a éstas el gobierno independiente de facto, mientras se reserva para el partido socialista el mando del “Restoespaña”. Así, con esa “alianza de naciones”, tan inicua como su “alianza de civilizaciones“ entre civilizados y bárbaros, se asegura un poder omnímodo, con una derecha condenada al ostracismo.

Por eso es más necesario que nunca el nacimiento del tercer partido, ese partido de ámbito nacional de centro-izquierda, que defienda el ciudadanismo y el laicismo frente a una derecha nacionalista y confesional como la del PP, y que promueva los valores progresistas y liberales de la Ilustración frente a una izquierda relativista y extremista como la del PSOE.

Este partido tan necesario puede nacer el 1-N. Sólo hace falta que los ciudadanos de Cataluña que votaban hasta ahora al PSC y que participan del alma liberal e ilustrada de la izquierda abandonen al candidato social-nacionalista y se pasen a Ciutadans, el tercer partido, el partido del progresismo liberal, el partido que defiende que todos los ciudadanos españoles deben ser libres e iguales.

2 comentarios:

Librepensadores dijo...

Capitan: me presento en primer tiempo de saludo. Soy Bartleby, afiliado a CdC, paseante del Nickjournal de Arcadi (donde creo haberte visto) y bloguero también.
Muy afiladas tus críticas a los partidos reinantes en "Catalonia is not Spain" y muy acertada tu defensa de la necesidad de un nuevo partido.
A tu disposición, Bartleby.

El Capitán Trueno dijo...

Gracias, Bartleby.

Efectivamente nos hemos "visto" en el "blog de referencia" arcadiano. Además, ya conocía tus blogs que he visitado, y por los cuales te felicito.

Salud, ciudadano.