03 octubre 2006

CONTRA EL NAIVISMO POLÍTICO


Reconozco mi estupefacción ante las movidas de presuntos conspiradores de uno y otro signo que se baten en la singular batalla que se está librando, en lo político y en lo mediático, con motivo del 11-M.

No entiendo nada, no sé nada, no tengo pruebas de nada, y por lo tanto mi escepticismo es total y absoluto.

Pero algo sí diré.

A tanto ingenuo que circula por este país, a tanto militante del naivismo político, le recordaría que, no hace tanto tiempo, los mismos mamporreros, el imperio mediático PRISA y el rasputín español Rubalcaba, defendían a capa y espada al gobierno del PSOE cuando era acusado de terrorismo de Estado -¿recuerdan el GAL?- y de corrupción sin precedentes -¿recuerdan Filesa, Ibercorp, Fondos reservados, Roldán, AVE, BOE, Cruz Roja...?

Ambas infamias quedaron demostradas pública y judicialmente con el correr de los años, pero parece que este país tiene muy mala memoria.

1 comentario:

Burguerliberal dijo...

El problema es que hay un partido contaminado por su gestión en los dos años últimos (el PSOE) y otro que lo está por la llevada a cabo en los dos últimos de su mandato (el PP) y que utiliza, este último, la apelación a supuestas conspiranoias para deslegitimar a un Gobierno y, de paso, al Estado español (Justicia, FSE...). No es algo, opino, comparable con la inmensa corrupción socialista sino con un reto al Estado que sólo parará cuando el PP gane, cosa complicada porque los votos que pierde el PSOE no los gana un PP anclado en el pasado.

Y, por cierto, C´s, debe ser el tercer e ilusionante espacio político que canalice ese descontento frente a unos y otros. Y, volviendo al debate del 11 de marzo, dejemos trabajar a la Justicia para que haga pagar a los culpables porque la ciudadanía ya castigó a los responsables políticos del clima que se respiró en España entre 2002 y 2004 en las urnas un 14 de marzo.