30 diciembre 2005

OTRO AMIGUETE PARA ZP


Zapatero, un ignaro politiquillo de tres al cuarto que se pasó media vida como diputado invisible e inaudible en el Congreso, digno representante de esa izquierda iletrada que ha sustituido en buena parte de Europa a la izquierda ilustrada de la Modernidad, conspicuo miembro de esa izquierda reaccionaria que defiende los valores de la caverna, como son el nacionalismo, el multiculturalismo, el islamismo, la judeofobia, el indigenismo, el ultra-pacifismo y el retro-ecologismo, Zapatero, decíamos, tiene un nuevo amiguete internacional.

Zapatero ha arrastrado a España de Occidente hacia el tercermundismo totalitario y fanático; ha abandonado a los aliados naturales, que son los países civilizados del mundo, para unir su suerte a teócratas ideólogos de la alianza de civilizaciones como Jatamí o sátrapas medievales como Mohamed V, y fundamentalmente a tres destripaterrones estultos, visionarios, demagogos, populistas y totalitarios: el comunista y sanguinario dictador de Cuba Fidel Castro, el autoritario y coronel golpista presidente de Venezuela Hugo Chávez, y ahora el indigenista y golpista de barricada nuevo presidente de Bolivia Evo Morales.

Este impulsor de la industria cocalera y por tanto del narcotráfico internacional, este lobo cavernícola disfrazado con la piel de cordero seudoizquierdista que presta la izquierda internacional náufraga tras el tsunami de Berlín de 1989 ha dicho, nada menos que en la emisora compañera de viaje del terrorismo islamista, Al Jazzira, que “Bush es el único terrorista”. Bush, un presidente democrático de un país democrático, guste o no guste -a mí no me gusta en absoluto- su política. Eso, después de los miles de muertos en Nueva York, Bali, Casablanca, Estambul, Madrid, Londres...

Estos gañanes, hijos abortivos fruto de la diabólica coyunda entre Hitler y Lenin, son los amigos políticos de Zapatero... ¡Pobres ciudadanos españoles!