17 diciembre 2005

MONTSERRAT TURA DEBE DIMITIR


Lo que diferencia un gobierno democrático de un gobierno en tránsito hacia el totalitarismo es que mientras en el primero la policía reprime los asaltos de las hordas fascistas a la libertad de expresión y de reunión, en el segundo la policía a las órdenes del gobierno permite los actos que violentan la democracia.

Eso exactamente es lo que hacía el gobierno nacionalsocialista de Hitler en la Alemania a partir de 1933, y eso es lo que comienza a hacer el gobierno nacionalsocialista del tripartito catalán. Cuando el pasado miércoles los mossos d’esquadra a las órdenes de la consejera de Interior, Montserrat Tura, con conocimiento previo del asalto a la libertad de reunión programado por las SA catalanas, los maulets, y en concertación con ellos, permitieron que durante una hora no se pudiera celebrar la presentación de Ciutadans de Catalunya en Gerona entre gritos, insultos, intentos de agresión y sprays fétidos, algo muy grave sucede en Cataluña.

En cualquier gobierno democrático la responsable de una policía aliada con las tropas de asalto contra un acto político público dimitiría inmediatamente.

Increíblemente, Montserrat Tura todavía no ha dimitido. ¿Lo hará en breve? Si no lo hace, tendremos la demostración empírica de que el gobierno tripartito avanza hacia el nacionalsocialismo excluyendo de la libertad a los nuevos judíos, los catalanes no nacionalistas.