29 diciembre 2005

EL CAC, UN NUEVO VOLKERGERICHTSHOFT



Leía en El Mundo hace unos días, a propósito del CAC, Consejo Audiovisual de Cataluña, ese tribunal totalitario para cercenar la libertad de expresión que se ha instaurado en esta tierra y que Montilla pretende exportar al conjunto de España para mayor gloria de Zapatero:

Hans Frank, ministro de Justicia e impulsor del Volkergerichtshof, se dirigió a los jueces en estos términos: “La ideología del nacionalismo es el fundamento de todas las leyes básicas. No existe ninguna independencia de la ley respecto al nacionalsocialismo. En cada decisión que adopten, díganse a sí mismos ¿cómo actuaría el führer en mi lugar? En cada decisión, pregúntense ¿es compatible con la conciencia del pueblo alemán?”.

La declaración de principios de la nueva ley del CAC guarda una extraordinaria similitud con la filosofía de Frank: “Esta ley se fundamenta en el derecho de los ciudadanos de Cataluña a disponer de un sistema audiovisual que refleje su realidad inmediata a partir de formas expresivas vinculadas a un abanico de tradiciones y a su entorno simbólico”.

Recordemos que el Volkergerichtshof, el Tribunal del Pueblo, fue instaurado por el nacionalsocialismo alemán en 1933 para acallar la disidencia -y a los disidentes- del proyecto de construcción nacional alemana.

No es una exageración decir que el tripartito que nos gobierna es una coalición nacionalsocialista; lo indican no sólo su autodefinición ideológica como nacionalista y socialista, sino también su praxis política liberticida.